Si nos conoces un poquito, sabrás que en Automecánica Castillo somos amantes confesos del Renault 5. Los motivos son demasiados, y por eso hoy queremos hablaros del R5 desde una perspectiva más melancólica y hasta costumbrista. Vehículo vintage y joyita de rallyes, o el coche de a diario para más de uno. Y es que, ¿quién no ha tenido un Renault 5? Seguro que tu padre, tu abuelo, tu tío, tú mismo o muchos de tus conocidos han tenido en sus manos al emblemático R5 décadas atrás o a día de hoy.

El Renault 5 marcó una época y el destino de muchos conductores de los 70 y 80 que aprendieron a dar sus primeros pasos en el pequeño automóvil de la marca francesa.

 

El Renault 5: la historia de un clásico

Llevamos enamorados del Renault 5 casi cincuenta años, ¡casi nada! Este pequeño utilitario francés, nacido en 1972, no tardó en convertirse en todo un éxito. La brillante idea que después materializó al R5 surgió de Bernard Hanon, director de proyectos de Renault, con la intención de crear un producto para atraer a nuevos públicos, fundamentalmente al sector femenino y a las nuevas generaciones. Hanon también era profesor de Gestión en la Universidad de Nueva York, por lo que su contacto permanente con los jóvenes le permitió empaparse de primera mano de los gustos de una generación que ansiaba cambiar la sociedad.

 

El emblemático Renault 5

 

 

Renault 5, el “Supercar” de nuestros padres y abuelos

El Renault 5 aparece por primera vez en 1972, bajo la denominación de “Supercar”, en un anuncio hecho con dibujos animados. Su diseño moderno y original, dotado de unas sorprendentes formas redondeadas, supusieron una verdadera revolución. Tanto fue así, que el Renault 5 se convirtió en líder de ventas en Francia, su país de origen, durante 14 años ininterrumpidos. Pero su éxito llegó mucho más allá superando todas las previsiones iniciales, y al poco tiempo de su lanzamiento la demanda era muy superior a la fabricación. Por lo que el comprador que quería uno de los modelos del Renault 5, ¡no tenía más remedio que esperar!

Este pequeño utilitario de 3,5 metros se convirtió en un icono para los jóvenes del momento y casi en un emblema de revolución social. Su impactante diseño fue obra de Michel Boué, quien, al parecer, no tardó más de dos días en dar forma al boceto final.  Dotado de una carrocería monocasco de tres puertas, y con suficiente espacio en su interior para cuatro pasajeros adultos, el Renault 5 se erigía como el coche del momento. Y es que, si echamos la vista atrás, ¿quién no ha tenido un Renault 5? Seguro que recuerdas a tu abuelo en su R5 rojo, o tu madre tuvo uno de jovencita, y lo más probable es que tus colegas tuviesen uno años atrás o todavía lo conserven como oro en paño.

 

El Renault 5 ofrecía un gran volumen interior para un coche de su categoría. Además, el portón y la banqueta trasera abatible le otorgaban bastante capacidad de carga. En consonancia con su carácter de cambio y revolución, el Supercinco prescinde de las empuñaduras de las puertas y los paragolpes de poliéster integrados en la carrocería, rompiendo de raíz con los moldes estéticos de la época.

El aspecto del R5 era ideal, faros cuadrados delanteros, parachoques de poliéster , líneas rectas en los perfiles y una zaga con faros verticales, en una línea final bastante redondeada. Su diseño compacto era estupendo para la ciudad gracias a su tamaño reducido: 3,5 m de largo por 1,52 m de ancho. Inicialmente estaba disponible solo con carrocería de tres puertas, aunque más tarde vería nacer una variante de cinco puertas. La carrocería de dos puertas del Renault 5 despertó cierto escepticismo al tratarse de un coche familiar, pero el tiempo confirmaría que se trataba de todo un acierto.

 

Versiones más populares del R5

El pequeño coche francés intentó seducir a los conductores del mercado estadounidense, desde mediados de los años 70, bajo el nombre de Renault LeCar.

 

El Renault 5 fue comercializado durante más de 13 años en el mercado (1972 .1985), y se comercializaron diferentes versiones y motores. En España, la gama estaba compuesta en un principio por las versiones 950 y TL, ambos con el motor de 956 cc y 47 CV de potencia. La versión 950 desaparece en 1975 y da paso al GTL, con motor de 1.037 cc, el cual sería sustituido más adelante por un motor de 1.108 cc y 47 CV. Ese mismo año se lanza el Renault 5 TS, con motor de 1.289 cc y 64 CV como la opción más prestacional de la gama.

En 1976, Renault da un paso más y lanza el 5 Copa. Esta versión apostaba por un motor de 1.397 cc y 93 CV. Lucía llantas más anchas, parachoques deportivos y un capó de color negro. El modelo sería reemplazado en 1982 por el 5 Copa Turbo y su poderoso propulsor sobrealimentado mediante un turbo Garret T3 y un carburador de doble cuerpo con 110 CV de potencia. Los cambios con respecto al modelo Copa fueron menores, más allá de las llantas de aleación, anagramas ‘Turbo’ y el capó en color carrocería.

El impacto de este vehículo de culto de los años 70 y 90 fue tal que, sobre la base del archiconocido Renault 5 , la firma francesa intentó aprovechar la dinámica para exportar su modelo estrella a Norteamérica. Renombrado como Renault LeCar (no confundir con la edición limitada europea Renault 5 LeCar), estaba dotado de un equipamiento realmente completo, al gusto de sus nuevos clientes.

Más tarde, ya a principios de los años 80, verían la luz las versiones de homologación de competición para el Grupo B de rallys del Renault 5, el Turbo y Turbo 2.

Como grandes seguidores del mundo del Rallye, desde Automecánica Castillo nos vemos obligados a hacer una especial mención al Renault 5 Maxi Turbo de 1984, que compitió en el Grupo B de rallys y llegó a ofrecer hasta 350 CV de potencia gracias a un motor de mayor capacidad y multitud de mejoras específicas para la competición.

 

El Supercinco, la segunda generación de Renault

 

Renault Supercinco GT Turbo: La revolución

Tras 12 años de historia el R5 se reencarna en el Renault Supercinco en el año 1984. Estaba inspirado en el diseño del 5 original y logró comercializar más de dos millones de unidades hasta su retirada definitiva en 1991 para dar paso a la primera generación del Renault Clio.

El R5 Turbo de 1982 fue uno de los vehículos más admirados de las dos últimas décadas.

El diseño era obra de Marcello Gandini y el proyecto de desarrollo comenzó en 1978, siendo necesarios seis años para lanzar un producto terminado. El Supercinco estuvo disponible en 22 versiones diferentes, así como 35 ediciones limitadas a lo largo de su vida. Equipaba motores de gasolina y también diésel de cuatro cilindros.

 

Renault 5 Prototype, el regreso de un mito

Prototipo eléctrico del Renault 5

Ahora, la historia del R5 continúa como un prototipo 100% eléctrico que verá la luz de la cadena de producción en el futuro próximo. Y es que precisamente ha sido en este 2021, cuando la firma francesa ha dado a conocer al Renault 5 Prototype.

Como adelanto, se trata de un pequeño vehículo eléctrico basado en el diseño inicial del mítico R5. Como evocación del emblemático icono de los años 70, la versión presentada en forma de concept car introduce detalles y guiños que recuerdan al modelo original de 1972, pero por supuesto adaptado a las tendencias de diseño actuales. Renault tiene previsto lanzar este modelo en fase de producción en el futuro próximo.

 

En AUTOMECANICA CASTILLO podemos ayudarte a darle una segunda vida a tu R5, ¿necesitas poner a punto el Renault 5 que te dejaron en herencia? También podemos asesorarte para comprar uno de segunda mano, contacta con nosotros sin compromiso y te atenderemos más que encantados.